viernes, 16 de marzo de 2012

"Reed Seed" (1978), Una de las grabaciones malditas del saxofonista Grover Washington Jr.






Grover Washington Jr. nació en Buffalo (NY) el 12 de diciembre de 1943. Su madre era corista en una iglesia mientras que su padre era saxofonista y coleccionista de discos de jazz. La música en su casa estaba por todas partes y el pequeño Grover creció mientras escuchaba a maestros como Benny Goodman o Fletcher Henderson. Con ocho años comenzó a tocar un pequeño saxofón que le regalo su padre y eso le permitió empezar a conocer a la comunidad de músicos de su Buffalo natal. El propio Washington confesaba en una entrevista que le realizó la Enciclopedía de Pop, Rock & Soul, "Nuestra familia viene de un 'gheto' pero a pesar de eso y de la dura climatología en Buffalo se respiraba una impresionante atmósfera creativa".


Fue poco después cuando empezó a tocar en una banda de
rhythm & blues. "Tocaba cada noche hasta las tres de la madrugada y a las ocho menos cuarto de la mañana comenzaba las clases de música en el conservatorio. Fue una étapa en la que aprendí mucho, pero resultó agotador". Al acabar sus estudios, Washington abandonó Buffalo y tocó por un corto período con un grupo llamado Four Clefs hasta incorporarse a la Armada Americana en 1965 justo en el momento en el que estallaba el conflicto con Vietnam. Fue allí donde conoció a otro de los pioneros de la fusión jazzística, el extraordinario batería Billy Cobham. Cuando Washington ya se había hecho a la idea de le enviarían al sudeste asiático ganó un premio tocando con la 19th Army Band y ese detallé permitió que fuera destinado a New Jersey donde se las arregló para seguir construyendo su carrera musical. En 1967, recién casado y acabado su compromiso con la patria Washington empezó a trabajar para un distribuidor de discos de Philadelphia a la par que ganaba reconocimiento por su habilidad con el saxo barítono.

Mister Magic, uno de sus primeros éxitos. Aquí le vemos con una banda de ensueño formada por Steve Gadd, Anthony Jackson, Ralph McDonald, Eric Gale, Richard Tee y Paul Griffin. Difícil de igualar.


Fue en 1971 cuando recibió la llamada del fundador de CTI Records, el productor Creed Taylor para una substitución de última hora. Creed tenía que cubrir la ausencia de Hank Crawford para una grabación. Washington impresionó tanto a Taylor que este decidió producir su primera trabajo, nada menos que el aclamado "Inner City Blues". El disco vendió cientos de miles de copias y contribuyó de forma esencial a la aparición de la nueva etiqueta fusion-jazz. Washington aún recuerda como trabajando en la distribuidora de discos tuvo que descargar cajas con centenares de copias de su primer trabajo.

El sofisticado sonido desarrollado por Grover a principios de los 70 y el éxito de sus tres siguientes trabajos "All the king's horses" (1972) , "Soul Box" (1973) y especialmente "Mister Magic"(1974) le convirtieron en una estrella, empezando entonces a compartir sesiones de trabajo con gente como Bob James, Randy Weston, Eric Gale o Dave Grusin.
En sus siguientes grabaciones Washington empezó a experimentar con instrumentos y sonidos que normalmente no están muy presentes en las grabaciones de jazz. De ese período es el disco que os ofrecemos hoy, el interesante "Reed Seed" editado en 1978.

"Reed Seed" fue el último trabajo que Grover Washington, Jr. grabó con Kudu / Motown. El saxofonista había estado experimentando con el funk desde que en el año 1971 editara su "Inner City Blues", perfeccionándolo más tarde con "Mister Magic" y "Feels So Good". Ya se encontraba preparando su desembarco en la radiofórmula, que comenzaría a estallar al año siguiente con su discreto "Skylarkin'" y que tendría su punto más álgido en 1980 con el superventas "Winelight". Pero "Reed Seed" es un excelente trabajo que incluye piezas tan interesantes como "Santa Cruzin" o "Do Dat", ambas compuestas por teclista John Blake, o la fantástica versión del precioso "Just the Way You Are" original de Billy Joel. Además aporta la curiosidad de contener interpretaciones de Blake con el violín eléctrico, un detalle que se volvió a repetir al año siguiente con otro excelente trabajo, "Paradise" que, como "Reed Seed", se encuentra entre las grabaciones malditas de este excepcional músico injustamente vapuleado por los críticos de jazz más conservadores, que jamás aceptaron que pretendiera simultanear sus grabaciones de jazz con otras dirigidas a audiencias mayores. Y es que al entorno del jazz siempre le ha resultado difícil aceptar los cambios, algo impropio en una música que tiene la principal virtud de transformarse y reinventarse de forma constante.

Esperamos que os guste.




TRACKS

1-Do Dat Blake
2-Step N' Thru Steacker
3-Reed Seed (Trio Tune) Washington
4-Maracas Beach
Simmonds

5-Santa Cruzin
Blake, Simmons,Brown, Gibbs

6-Just the Way You Are
Joel
7-Loran's Dance Washington

CREDITS


Grover Washington, Jr.
All Saxes and Flute, Producer
John Blake Synths, Violin, Keyboards, Vocals Tyrone Brown Bass Millard Vinson Drums Leonard "Doc" Gibbs Percusión, Vocals James 'Sid' Simmons Piano, Piano (Electric), Clavinet Richard Lee Steacker Electric Guitar, Vocals Lita Boggs, Rita Boggs, Jeanine Otis John Blake Jr. Vocals



Jazzy

2 comentarios:

  1. No es problema del entorno del jazz, ya que los propios músicos saben valorar a sus colegas. El problema son los críticos que se arrogan el papel de justicieros y dicen quien debe habitar los cielos y quien los infiernos.
    Mi relación con Grover nació cuando escuchaba cierto programa nocturno de radio que escuchaba alguna noche a la hora de dormir en mi camastro de recluta de cuartel. Sueños plácidos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Doc,

    Eso no hay ni que dudarlo. Los críticos son lo culpables pero también toda la legión de gente que tiene tendencia a creer en ellos, sino no existirían.

    Completando tu anécdota militar yo también recuerdo bien la primera vez que oí a Grover. Tenía 15 años y me enamoré de un tema llamado Making Love to You, incluído en su defenestrado Come Mornin'. Desde entonces no he dejado de escucharle aunque no me gustaran mucho algunas de sus últimas grabaciones, pero me volví a enamorar cuando en el año 1988 saco el indiscutible Then and Now y algo más tarde, si no recuerdo mal, su All My Tomorrows. Quién no quiera ver ahí a un grande es que no le da la gana. Cerrazón mental...

    Saludos Krapp,
    Jazzy

    ResponderEliminar

Frecuentan nuestro tejado...

Rincones más visitados del tejado en el último mes...