sábado, 5 de noviembre de 2011

"Blowin' Gold" (1969) de John Klemmer. El trabajo que inauguró el movimiento del jazz fusion.








Nacido en Chicago el 3 de julio de 1946, John Klemmer es uno de los músicos más extraños e interesantes de las últimas décadas.

Comenzó a tocar la guitarra a los 5 años. Poco después se interesó por las artes visuales, iniciando sus estudios en el Instituto de Arte de Chicago con la ambición de ser bailarín, titiritero, pintor, escultor, escritor y poeta. Su primer contacto con el saxo alto se produjo a los 11 años, cambiando al tenor al llegar al instituto. A partir de entonces pasaría largos años recibiendo clases privadas de piano, armonía y teoría, composición, solfeo, clarinete, flauta y saxofón aplicados a la música clásica y al jazz.

Tras graduarse en el instituto conoció al productor Esmond Edwards con quién firmó contrato para sus 5 primeras grabaciones a través de la discográfica Cadet/Chess Records.
Los dos primeros trabajos de Klemmer están enmarcados en la linea más jazzera, pero a partir del tercero el saxofonista sorprendió a todos publicando un larga duración llamado "Blowin' Gold" (1969), co-producido por el que había sido productor de los Rolling Stones, Marshall Chess para Chess Records
. "Blowin' Gold" , precisamente el disco que hemos decidido compartir con todos los gatos del tejado en el día de hoy. En "Blowin' Gold", Klemmer hace uso de la electrónica, especialmente para experimentar con efectos de "delay" (retardo de la señal que genera sensación de eco) algo que se convertiría en marca de la casa.

Saxo tenor con el eco característico del artista y Kalimba (probablemente conocida a través de Maurice White durante su etapa en Chess) para este interesante y obscuro sólo de Klemmer. Eran tiempos de experimentación.


A pesar de que los críticos no estén por la labor de corroborar este extremo, Blowin' Gold es el trabajo que inaugura el nuevo estilo llamado fusion (o jazz-rock), ya que fue editado meses antes que "Bitches Brew" de Miles Davis, habitualmente citado por los "expertos" como el disco iniciático del nuevo movimiento. Un error sorprendente ya que se trata de una simple cuestión de fechas. En cualquier caso tampoco hace falta ser muy espabilado para deducir que resultó mucho más rentable que Davis asumiera el papel de gurú ya que en ese momento Miles era (y seguiría siendo hasta su muerte) un auténtico totem de la industria musical norteamericana.

Klemmer muestra aquí gran parte de lo que será su carrera musical. Tiernas composiciones como My Love Has Butterfly Wings, para algunos punto de inicio del llamado smooth jazz, se mezclan con otras absolutamente salvajes como la inicial Excursion #2 o My Heart Sings, que incorpora una curiosa introducción en la cual el saxofonista nos hace una perfecta definición de lo que es su arte: "My heart sings because I'm alive" nos susurra Klemmer con su ronca voz. Tan dulce como Stan Getz y tan salvaje como Barbieri o Coleman. Así es uno de los músicos más desconocidos y estimulantes de las últimas décadas.


Su estancia en Chess le permite tener contacto con algunos de los más importantes músicos del momento, como Muddy Waters, Donny Hathaway, Minnie Riperton, Ramsey Lewis o Maurice White. De todos ellos aprende conceptos relacionados con estilos con los que no había tenido contacto previo, como el R&B y el pop.

Rápidamente comenzó a liderar sus propias bandas, tocando con los mejores músicos del Chicago de la época, cosa que le permitió explorar todos los géneros posibles. Cuando consideró que su bagaje era suficiente para afrontar nuevos retos decidió trasladarse a Los Ángeles. Pronto se hizó un nombre y firmó con la innovadora big band de Don Ellis, como teclista y arreglista. En Los Ángeles trabajó también con algunos artistas tan conocidos como Steely Dan o Tim Buckley e hizo de telonero de gente tan variada como Miles Davis y Janis Joplin. Aprovechó además para formarse en nuevos campos como son la composición para cine de la mano de Albert Harris y el canto con Seth Riggs.

Durante los años 70s, Klemmer seguirá aprendiendo y buscando su propio estilo, grabando más de un trabajo anual con discográficas como la citada Chess, Impulse! (con quienes firmó tras comprobar que la compañia disponía de los derechos a perpetuidad de todas las grabaciones de Coltrane ) y MCA. En ellas Klemmer sigue introduciendo nuevos efectos de sonido ambiente así como extrañas combinaciones de instrumentos. Su creciente fama de innovador le permite actuar en prestigiosos festivales como Newport, Monterrey y Montreux así como en salas tan legendarias como el Carnegie Hall o Tanglewood
.

En la actualidad John Klemmer tiene casi 30 grabaciones en el mercado, algunas de ellas prácticamente imposibles de encontrar. Suerte que el tejado ya está bien lleno de gatos y de vez en cuando nos encontramos con agradables sorpresas como la que en esta ocasión nos ha dado nuestro seguidor Salvador Verger que para regocijo de todos los que por aquí pasen nos ha ofrecido los trabajos que nos faltaban para completar la discografía de este singular artista. Os la iremos ofreciendo poco a poco, sin prisa pero sin pausa.

Moltes gràcies Salvador, un plaer tenir amics com tu a la taulada.

Esperamos que os guste.

Encontraréis link en comentarios. Click Read More.


TRACKS

1. Excursion #2
2. My Love Has Butterfly Wings
3. My Heart Sings
4. Hey Jude
5. Third Stone From The Sun
6. Free Soul
7. Children Of The Earth Flames



CREDITS

John Klemmer Tenor Saxophone
Phil Upchurch Bass
Morris Jennings Drums
Pete Cosey Guitar
Richard Thompson Piano, Organ
Gene Barge, Marshall Chess Producers



Jazzy

1 comentario:

Frecuentan nuestro tejado...

Rincones más visitados del tejado en el último mes...