lunes, 17 de enero de 2011

"Wave" (1967) de Antonio Carlos Jobim. Bossa nova y jazz en uno de los grandes trabajos del pasado siglo.






Antonio Carlos Brasileiro de Almeida mas conocido como Antonio Carlos Jobim fue un extraordinario compositor, pianista, cantante, ocasional flautista y guitarrista brasileño nacido en Río de Janeiro el 25 de enero de 1927. Las raíces de su música se reparten entre el jazz, personificado en sus admiradas grabaciones de artistas procedentes del cool, como Gerry Mulligan, Chet Baker o Barney Kessel y la samba cançao, estilo que predominó en la cultura brasileña en los años 40 y 50 y que proporcionó a su música un original ritmo siempre presente. Además, el mismo Jobim apuntó que el compositor impresionista francés Claude Debussy y Chopin tuvieron una influencia decisiva en sus armonías.
Como pianista, su toque es sencillo y melódico, aunque en la mayoría de sus grabaciones se manifiesta sumamente inventivo. La batida de guitarra de Gilberto y el gran lirismo de Jobim sumados y apoyados por las bonitas letras de un diplomático reconvertido en letrista llamado Vinicius de Moraes crearon en el año 1958 un nuevo estilo llamado bossanova.

El primer contacto de Jobim con la música sucedió casi por casualidad, cuando sus padres decidieron comprarle un piano a su hermana mayor Helena. Ella prácticamente no se acercaría al instrumento pero al joven Tom ese elemento extraño, capaz de emitir bellos sonidos, le sedujo de tal forma que ya no sería capaz de apartarlo de su vida. Jobim intentó seguir el camino que sus progenitores habían pensado para él. Estudió arquitectura e incluso comenzó a dedicarse a ese oficio, pero era un hombre de acción y no le divertía la idea de pasarse varias horas encerrado en una oficina. A los veinte años la llamada de la música se hizo demasiado poderosa, decidiendo abandonar los despachos para dedicarse a tocar el piano en nightclubs de la zona de Rio. Jobim tenía talento y al poco ya se encontraba trabajando en la mítica discografica Odeon como director artístico. Hizo su primera grabación en 1954, como líder de Tom e a sua Banda, acompañando al cantante Bill Farr . Pero su primer gran éxito no le llegaría hasta 1956 cuando, junto con Vinícius de Moraes, elaboró parte de la música de una obra teatral llamada Orfeo da Conceição, que más tarde se convertiría en la película Orfeo Negro, toda una revolución que se alzaría con la palma de oro en el Festival Internacional de Cine de Cannes.

Video histórico que nos muestra a Tom enseñando a Gerry Mulligan (al clarinete) como iba esto de la bossanova. Mulligan le reconoce la dificultad del fraseo a lo que Jobim responde que para él también es complicado frasear jazz. Queda claro que Gerry fue un gran alumno. Delicioso.


Es en 1958 cuando Jobim produce para Odeon un disco de la entonces famosa cantante de samba-cançao llamada Elisete Cardozo. Los créditos del trabajo incluían a Joao Gilberto, entonces un perfecto desconocido, y al propio Jobim como pianista. Gilberto participaría en dos de los cortes, Chega de Saudade y Outra Vez. En ambos temas aparecería la famosa y característica batida de guitarra, pero sólo uno de ellos fue grabado de nuevo al año siguiente ya en un disco de Gilberto que llevaría por nombre, "Chega de Saudade", en el que además de la guitarra también podíamos oir la voz de Joaozinho, cosa que fue de vital importancia para convertir al tema en una referencia del movimiento. La voz y la guitarra de Joao Gilberto y el piano de Jobim darían el punto justo para la creación de un nuevo estilo que se venía cocinando desde hacía más de una década.

Jobim es, además, el artista que internacionaliza la bossanova. Su éxito fuera de Brasil comienza a fraguarse en 1962 cuando Stan Getz consigue un sorprendente éxito con su tema Desafinado en la mítica grabación "Getz-Gilbert0" en la que colaboraba Joao y que lanzó al estrellato a su joven esposa Astrud. Un año después, Jobim y varios músicos brasileños más fueron invitados a participar en un espectáculo que presentaba la bossanova en uno de los grandes escenarios americanos, el Carnegie Hall. Allí se produjo el estreno internacional de uno de los temas referenciales del movimiento, Garota de Ipanema, rebautizada, como no, por los norteamericanos como The Girl from Ipanema (al menos en esta ocasión conservarían el título original) presentada un año antes en el local Bon Gourmet de Rio de Janeiro como parte de un espectáculo protagonizado nada menos que por Joao Gilberto, Vinicius de Moraes y el propio Antonio Carlos Jobim . Garota de Ipanema fue uno de los últimos temas que compondrían juntos Jobim y Vinicius. Poco después Tom se mudaría a New York para seguir con su carrera musical mientras que De Moraes sería destinado de nuevo a Paris donde continuaría con su labor diplomática. Siguieron siendo amigos y mantuvieron su costumbre de conseguir que las reservas de scotch whisky se agotaran en cada uno de sus encuentros pero ya nunca más volverían a colaborar. En cualquier caso Garota de Ipanema ya había conseguido convertir a la bossanova en un fenómeno de dimensiones planetarias.

Dos versiones de Garota de Ipanema. Primero junto a Vinicius y en el segundo video con Frank Sinatra.



La primera grabación americana de Jobim tendría un título muy meditado. Todo el mundo conocía la versión de Desafinado incluída en "Getz-Gilberto" y por ello la discográfica decidió llamarlo "The Composer of "Desafinado", Plays". El disco incluía 12 temas, todos ellos instrumentales ya que quizás el mercado norteaméricano no estaba preparado para la grave voz de Tom. Visto desde la actualidad es uno de los grandes discos de standards ya que contiene piezas como "The Girl from Ipanema", "Aqua de Beber", "Corcovado", "Chega de Saudade", "Amor em Paz", "One Note Samba" y, como no, "Desafinado". La mayoría de piezas eran compuestas en colaboración con De Moraes, excepto Desafinado y One Note Samba, con Newton Mendonça como sideman. En 1964 llegaría otro trabajo similar, "The Wonderful World of Antonio Carlos Jobim" que incluiría aún más standards, como "Useless Landscape" (Inutil Paissagem), "So Tinha de Ser com Vocé", "A Felicidade", "Dindi", "Samba Do Aviao" o "Bonita", compuesta tras un romance que Jobim mantuvo con la entonces famosísima actriz norteamericana Candice Bergen. Sus siguientes trabajos, "Love, Strings and Jobim" (1966) y "A Certain Mr. Jobim" (1967) ya comenzaban a incluir algunas versiones de temas contenidos en grabaciones previas y otros que no estaban compuestos por el pianista brasileño y lo cierto es que en nuestra modesta opinión bajaban bastante el nivel de sus predecesores.

Pero en 1967 llegaría la que, pensamos, es la mejor grabación de este genial artista y el disco que hemos escogido para ilustrar esta biografía de Jobim, nada menos que "Wave" (1967).
"Wave" contiene tan sólo dos temas que en la actualidad puedan ser considerados como standards. El primero de ellos es la composición que da título al disco y que según su propia confesión es el tema favorito del gran Henry Mancini. El otro es nada menos que "Triste" , sin duda una de las canciones más interpretadas de toda la producción de Jobim. Pero lo más impresionante de "Wave" es que todos y cada uno de sus tracks podrían serlo, desde la desconocida "The Red Blouse" hasta la preciosa "Antigua", que además nos permite apreciar la destreza de Jobim tocando el clavicornio.

Vale la pena dedicar unos minutos a la impresionante Wave. Intervienen Jaques Morelembaum, Paulinho Braga y Sebastiao Neto entre otros.


"Wave" es uno de los trabajos que contribuyen a engrandecer la leyenda de este impresionante artista, uno de los músicos más influyentes del siglo XX. La discografía de Jobim seguiría creciendo a partir de entonces con trabajos como "Tide" (1979), "Matita Pere" (1972), su extraordinaria colaboración con la diosa Elis Regina, "Elis & Tom" (1974) o "Terra Brasilis" (1980) por citar unos pocos.

En diciembre de 1994 Tom acababa de grabar el que sería sú último trabajo "Antonio Brasileiro". Sú salud era muy precaria pero casi nadie estaba al corriente de ese hecho hasta que el día 8 su enorme corazón se paró. Fue rápidamente llevado al hospital pero ya no había nada que hacer.
Desde entonces el mundo es un poco más aburrido aunque nos queda el consuelo de poder escuchar su enorme y rico legado.

Descanse en paz
Antonio Carlos Brasileiro de Almeida.

Esperamos que os guste.

Encontraréis link en comentarios. Click Read More.


TRACKS
(todos los temas compuestos por A.C.Jobim)


1-Wave
2-The Red Blouse
3-Look to the Sky
4-Batidinha
5-Triste
6-Mojave
7-Diálogo
8-Lamento
9-Antigua
10-Captain Bacardi

CREDITS

Antonio Carlos Jobim piano, guitar, celeste, harpsichord
Bernard Eichen, Lewis Eley, Paul Gershman, Louis Haber,Julius Held, Emanuel Green, Leo Kruczek, Harry Lookofsky, Joseph Malignaggi, Irving Spice, Louis Stone, Emanuel Green, Leo Kruczek, Harry Lookofsky, Joseph Malignaggi, Raoul Poliakin, Gene Orloff violins
Harvey Shapiro, George Ricci, Charles McCracken, Abe Kessler Cellos
Urbie Green, Jimmy Cleveland trombones
Raymond Beckenstein, Romeo Penque, Jerome Richardson flute, piccolo
Ron Carter double bass
Joseph Singer french horn
Claudio Slon drums
Dom Um Romão percussion
Bobby Rosengarden percussion
Claus Ogerman arranger/conductor


Jazzy

8 comentarios:

  1. Sigo insistiendo amigo ,Wawe es el Sgt. Pepper's de la bossa nova Una obra inconmensurable de un genio que deambula constante por este tejado
    Un abrazo amigo Jazzy

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luther,

    Ya sabes que los Fab Four no son santo de mi devoción pero estoy seguro de que tu lo dices como cumplido y es por ello que te lo agradezco.

    Saludos amigo,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  3. cuanta belleza hay en esta música !

    Jobim es practicamente un mago,da la sensación de ser inagotable su talento.gracias por compartir esto,y ese video con Mulligan! no lo conocía, ver a Jobim pasandole el fraseo de la bossa y algunos "yeites" a Mulligan,impagable! es como entrar en la cocina de estos grandes!

    Otra vez gracias y un abrazo de argentina
    Pablo(fana de Dalto)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Pablo,

    Parece ser que compartimos mucho más que Dalto, que no es poco. Espero verte a menudo por aquí.

    Un saludo amigo,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso es el bossanova de Jobim. Es elegante como un frack, es delicado e ingenuo también, es un regalo a los oídos y al espíritu finalmente. Sin embargo Jobin para mi es la mitad del todo, la otra mitad es el sonido que Claus Ogerman logra imponer con su sello sin-igual, donde adiere un efecto delay a las claves en sus arreglos, el cual deja atrás sutilmente ese sonar algo estridente de la samba y lo convierte en un suave ritmo lleno de elegancia.
    Cristián, Santiago de Chile.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Cristián,

    Aunque me temo que no estamos muy de acuerdo. Ogerman hizo un buen trabajo aqui y en otros discos de Jobim pero el protagonista absoluto en mi opinión es Antonio Carlos Brasileiro De Almeida. Por otro lado no creo que Ogerman contribuyera a eliminar la estridencia de la samba simplemente porque no creo que la samba sea estridente. Lo que hizo Ogerman es adaptar la bossa nova al gusto americano y el gusto americano ha sabido venderse muy bien durante hace ya casi un siglo. Pero en mi opinión Jobim es genial, con o sin Ogerman.

    Saludos amigo, me encantan estos comentarios que dan pie a una sana discusión.

    Jazzy

    ResponderEliminar
  7. Creo que fuí demasiado injusto al decir que era sólo la mitad. Tenés/teníh razón :). Sin embargo cuando escucho sus composiciones interpretadas por otrs músicos - incluyendo al propio Jobim inclusive - a mi juicio no me logra convencer sus armonías como lo hace Ogerman, quien me cautivó desde niño, porque me atrevo a asegurar que mucho de lo que hoy nos fascina lo aprendimos inconcientemente desde nuestra niñez. No quiero hacerte sentir incómodo Jazzy, ni discutir la calidad de un artista y maestro como A. Carlos Jobim. Cuando me refería a la estridencia de la samba quise decir esos sonidos de panderos, sonajeros, claves, triángulos, etc. que muchas veces resuenan en primera línea, la bossanova los lleva más atrás y reduce su fuerza y ese ejercicio es el que para mí le da el touch glamouroso y delicado. Y Ogerman acentúa más esta delicadeza auditiva y lo suaviza con toques de plumilla para baterías de un claro estilo jazzístico, y es capaz de llevar más adelante el cello, que es ejecutado a la par con la flauta traversa, a veces al unísino, supongo que es obra de Claus Ogerman ese qrreglo, y es esa elección de instrumentos lo que finalmente me cautiva. Eso.
    Con mucho respeto amigo Argentino.

    ResponderEliminar
  8. Christian, perdona en el retardo de mi respuesta.

    Amigo, no me haces sentir nada incómodo. Esta bien claro que tus opiniones son razonadas, la única cuestión es que no coincidimos. Ogerman es, sin duda, un gran arreglista e hizo un trabajo muy bueno aquí y en otras grabaciones de los inicios de la bossa. Fue tan bueno su trabajo que contribuyó de forma decisiva a que los americanos se enamoraran de ese nuevo estilo. Y de USA al resto del mundo, como casi siempre...

    Las melodías de Jobim son tan extraordinarias que funcionan en la mayoría de los casos y esa es, en mi opinión, la grandeza de este artista genial y también nuestro punto de divergencia. No pasa nada amigo. Para eso están los foros y se agradece mucho tu aportación.

    Nunca te preocupe opinar aquí, Christian. Todos en el tejado estamos para aprender y yo aprendí de tu mensaje. Objetivo cumplido.

    Saludos
    Jazzy

    ResponderEliminar

Frecuentan nuestro tejado...

Rincones más visitados del tejado en el último mes...