miércoles, 24 de noviembre de 2010

"Live at the Royal Festival Hall " (1989) de Dizzy Gillespie and the United Nations Orchestra. Aún no sabes lo que es el jazz latino?



Si existe algún disco en el mercado que ejemplifica de forma definitiva la calidad y variedad del jazz latino ese es este imprescindible directo que nos ofreció el gran Dizzy Gillespie junto a su United Nations Orchestra desde el Royal Festival Hall de Londres.

Grabado en el año 1989,
"Live at the Royal Festival Hall" es una tremenda colección de temas con poderosísimos y muy cuidados arreglos y, sobretodo, con una insuperable banda de músicos entre los que encontramos, además de al propio Dizzy, a gente del extraordinario nivel de Paquito D'Rivera, Mario Rivera, James Moody, Arturo Sandoval, Claudio Roditi, Danilo Pérez, John Lee, Ed Cherry, Steve Turre, Slide Hampton, Ignacio Berroa, Airto Moreira, Giovanni Hidalgo y Flora Purim. Con esta magistral asociación de talento las espectativas son muy elevadas y lo cierto es que el resultado no decepciona a nadie que tenga un buen par de oidos.

El tema inicial ya nos informa de lo que vamos a escuchar durante algo más de 1 hora, una auténtico recital de
jazz latino. El disco comienza con una breve introducción a cargo de Hidalgo a la que le sigue el bajista, John Lee, insinuando los primeros compases del clásico de Gillespie, Manteca, que rápidamente enlazan con un nuevo clásico, Tin Tin Deo , en este caso de Fuller, escrito en colaboración con Chano Pozo, uno de los más queridos sidemen de Dizzy que fuera asesinado en Harlem a finales de los años 40s.

Seresta/Samba for Carmen nos muestra la fusión entre un precioso vals peruano interpretado a duo por el clarinete de D'Rivera y el piano de Danilo Perez, y una composición de D'Rivera en clave brasileña, escrita en homenaje a la gran Carmen McRae. La entrada de la orquesta en el vals y la transición entre ambas piezas resulta absolutamente mágica. Le siguen prodigiosas demostraciones a cargo de Roditi, Hampton y D'Rivera.



"And Then She Stopped" es otro clásico de Dizzy con duelo sonoro entre Gillespie y su protegido, el músico cubano Arturo Sandoval y un gran sólo del pianista panameño Danilo Pérez. Al final del tema Dizzy presenta a Flora Purim, pero no, no es el turno de Flora. Entonces aparece el gran saxofonista James Moody y se pone frente al micro para cantarnos un tema propio, "Moodys Mood for Love" en una hilarante interpretación que nos mantiene con una sonrisa en los labios. Las imágenes lo dicen todo.



Al final si, aparece Purim, anunciada por Moody como The Queen. Tanga es el tema que le tocará interpretar como estaba previsto desde el principio, a pesar del despiste de Dizzy. No se si vale la pena resaltar a algún músico aquí ya que absolutamente todos están soberbios. Flora con su habitual scat, ayudada por la presencia de un micrófono adicional que introduce el efecto reverb que tanto explotó en los 70s; tras ella entra un gran sólo Dizzy que da paso a otro nuevo momento mágico con tres auténticas leyendas soplando a la vez sus saxos (D'Rivera, Rivera y Moody) y Flora, ya de espectadora, absolutamente entregada al sensacional espectáculo que contemplan sus ojos. Le toca el turno a la poderosa bateria de Berroa y luego a la inagotable percusión de Moreira y después a las rápidas manos del conguero Giovanni Hidalgo. Si aún no estas en otro mundo, amigo, es que quizás no te guste el latin jazz. Te recomiendo dediques unos minutos (13 min y 24 segundos exactamente) a ver este tremendo espectáculo.




Dando presencia a la música de Brasil el trabajo incorpora una extraordinaria versión de una composición original del músico brasileño Djavan, Esquinas. Este tema como el anterior Moodys Mood for Love no están incluídos en el Cd, algo que nos resulta realmente curioso. Para subsanar este error, probablemente debido a las limitaciones de capacidad de los Cd's de la época, hemos decidido publicar la versión completa.

Kush, otro gran clásico de Gillespie, nos muestra la habilidad de Moody con la flauta y con el saxo tenor y también la clase del guitarrista Ed Cherry, que hasta entonces había permanecido en un discreto segundo plano. Dos temas más cierran este impresionante trabajo. El primero de ellos compuesto e interpretado por Steve Turre nos muestra al músico con todo su arsenal de caracolas marinas que hace sonar como si de instrumentos de viento se tratara. El último es probablemente uno de las más populares composiciones de Gillespie, A Night in Tunisia, otra auténtica demostración de poderio musical que se alarga durante casi 20 alucinantes minutos con una destacable intervención de los trompetistas Roditi y Sandoval y del bajista John Lee.

Creémos sinceramente que exiten pocos trabajos en el mercado con este indiscutible nivel de calidad y es por ello que hemos decidido que sea nuestro disco de hoy.

Esperamos que os guste.

Encontraréis link en comentarios.

TRACKS

1-Intro Manteca Gillespie
2-Tin Tin Deo Fuller, Pozo
3-Seresta- Samba for Carmen Levy, DRivera
4-And Then She Stopped Gillespie
5-Moodys Mood for Love Moody
6-Tanga Gillespie
7-Esquinas Djavan
8-Kush Gillespie
9-Dizzy Shells Turre
10-A Night in Tunisia Gillespie Paparelli

CREDITS

Dizzy Gillespie Trumpet
Paquito d'Rivera Clarinet, Sax (Alto) Ignacio Berroa Drums Ed Cherry Guitar Slide Hampton Trombone Giovanni Hidalgo Percussion, Conga John Lee Bass James Moody Flute, Sax (Alto), Sax (Tenor), Vocals Airto Moreira Percussion Danilo Perez Piano Flora Purim Vocals Mario Rivera Percussion, Sax (Soprano), Sax (Tenor) Claudio Roditi Trumpet Arturo Sandoval Trumpet, Flugelhorn, Piccolo, Piccolo Trumpet Steve Turre Trombone, Trombone (Bass), Shells


Jazzy

10 comentarios:

  1. Track 4 doesn't unzip. Could you pls fix it? Thanks vm

    ResponderEliminar
  2. Se podría decir aquello de así cualquiera pero es que una de las cosas mejores de Dizzy a lo largo de toda su carrera fue su capacidad para rodearse de los mejores músicos y no digamos de aquellos de raíz latina. Dizzy era un hombre que se crecía al contacto con otros músicos de calidad y bajaba de nivel cuando eso no sucedía.
    Una acotación que ya he hecho en otros blogs y que no es un reproche. Espero que algún día desaparezca del lenguaje del jazz esos horribles anglicismos "sideman" o "sidemen", cuando tenemos una preciosa palabra en castellano: "acompañante"
    Saludos Jazzy

    ResponderEliminar
  3. Thanks mk,

    I have just downloaded the file and I can tell you that track four it's oK. Try again my friend.

    Regards
    Jazzy

    ResponderEliminar
  4. Gracias Doc,

    Me temo que no coincidimos en esta ocasión. Tu definición de Dizzy se me antoja más apropiada para Miles Davis. Todos los músicos bajan de nivel cuando se rodean de gente de menor entidad pero no creo que ese sea el caso de Gillespie. Es cierto que aquí Dizzy interviene menos pero me parece que en esta grabación Dizzy fue solo el catalizador. En cualquier caso el resultado es mágico.

    Con respecto a los anglicismos o barbarismos varios me temo que la gente a la que nos gusta la música ya estamos acostumbrados y creo que enriquecen más que contaminan. El sentido de sideman no es equiparable al de acompañante ya que el primero es mucho más, digamos, generoso. En Brasil tienen una palabra muy idonea. Allí le denominan parceiro. Pero en español no me parece que haya nada similar a sideman y, si lo hay, no me parece que se entienda tan bien. Yo llevo usando barbarismos desde el principio y lamento que te moleste pero en mi opinión todas las lenguas son igualmente respetables y cualquier contribución, si es descriptiva, me parece incluso saludable. Piensa que una palabra tan común como "peseta", utilizada en España durante décadas, es también un barbarismo, en este caso procedente del catalán (la traducción directa es "piececita") pero como casi nadie sabe que es un barbarismo, no pasa nada.

    Saludos Krapp,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  5. .....sin palabras......es que están todos tremendos.
    Hay noches, no muchas, cuando estás tocando que parece que estás envuelto en una especie de "algo" mágico;la música fluye sola: no eres tú el que toca la música, es la música la que te lleva a tocar en el siguiente instante; esa noche parece que fue una de esas. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  6. Gracias amigo,

    De tu comentario deduzco que eres músico. Te felicito porque debe ser maravillosa esa sensación. Efectivamente creo que este disco fue una de esas noches de las que nos hablas.

    Saludos
    Jazzy

    ResponderEliminar
  7. Lo que quería referir aunque a lo mejor no me explique bien, es que Dizzy interpretaba mejor cuando tenía otro músico compartiendo la labor solista. Es infinitamente mejor como instrumentista cuando tiene al lado a Charlie Parker a Stan Getz o a Sandoval que cuando dirige a su propia orquesta o grupo, es mi opinión. Todo ello no es óbice para destacar su labor atrayendo consigo a músicos de primer nivel.
    No estoy de acuerdo contigo en lo de que el uso de extranjerismos enriquezca el lenguaje, creo más bien que es un mecanismo de diferenciación social y esnobismo. Desde mi punto de vista, es lícito su uso cuando no hay palabras en el propio idioma para definir ese concepto: jazz, swing, bebop, rock , soul etc... pero no cuando hay palabras en nuestro propio idioma que pueden cumplir idéntica función. Alguien puede pensar que living room es una palabra más adecuada que salón para definir lo mismo pero su uso refleja cierta concepción de las cosas.

    ResponderEliminar
  8. Hola Doc,

    O quizás no te entendi yo Doc ya que tu sueles explicarte muy bien. Pero creo que hasta Lady Gaga sería mejor si tuviera a Parker o Getz al lado (si no que se lo pregunten a Astrud Gilberto) pero eso no es óbice para que la labor de Gillespie pueda ser catalogada como extraordinaria.

    Con respecto a lo de los barbarismo creo que conviene diferenciar. Completamente de acuerdo con lo de "living room" o lo de "hall", estupideces que solo satisfacen a pijos o gente con aspiraciones innecesarias. Pero cuando hablamos de jazz la cosa cambia amigo porque el jazz nació en New Orleans, EEUU, y eso significa que mucho de este vocabulario lo inventaron ellos en su lengua, por supuesto, como sucede con el futbol o el tai-chi, por citar dos deportes claramente diferenciados en lo popular. Afortunadamente a nadie se le ocurrió traducir la palabra Jazz, o funk o soul... sería ridículo y nni un solo aficionado la usaria. Y siguiendo con tu primer argumento y enlazándolo con tu segundo mensaje, el sideman es aquel que comparte la labor solista con el lider mientras que el acompañante podría ser tranquilamente el quinto violín o la guitarra rítmica.

    Saludos
    Jazzy

    ResponderEliminar
  9. Worked fine with another Zip program. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  10. You're Welcome my friend mk,

    Thanks for the feedback.

    Jazzy

    ResponderEliminar

Frecuentan nuestro tejado...

Rincones más visitados del tejado en el último mes...