martes, 19 de enero de 2010

Caleidoscopio: "Chega De Saudade" (1957) de Antonio Carlos Jobim.











Aún a riesgo de que sufrais un empacho de bossa nova hemos decidido que valía la pena dedicar un nuevo Caleidoscopio a uno de los temas más importantes e influyentes del pasado siglo XX, nada menos que "Chega De Saudade" originalmente compuesta por Antonio Carlos Jobim alrededor de 1957, modificada por la batida de guitarra inventada por Joao Gilberto y con letra del poeta Vinicius De Moraes.

Podéis leer la letra a continuación para poneros en situación. Comentar que la mujer de Vinicius siempre consideró ridículo, facilón y de escaso nivel poético eso de rimar "pececitos" con "besitos". Probablemente tenía razón pero Vinicius siempre la defendió alegando que había sido la letra que más le había costado escribir. Además, se ajusta a la perfección a aquella famosa frase del poeta cuando alguien le preguntoó que como definiría a la bossanova y De Moraes se limitó a responder, "la bossa nova es un poquito de alegría y un poquito de tristeza". Posiblemente la bossa nova sea "saudade" de Brasil elevada a tal exponente que la pueden sentir aquellos que ni siquiera han pisado el territorio brasileño.



A finales de los 50s Antonio Carlos Jobim ya era director artístico de Odeon, la discográfica brasileña por excelencia, además de colaborador habitual de Vinicius al que había conocido durante la composición de la Sinfonia de Rio de Janeiro. Joao Gilberto llevaba años desaparecido de Rio ya que la música que le obsesionaba no conseguía servirle de sustento. Tras un largo viaje a ninguna parte decidió volver a Rio donde había sido profesional años atrás. Pero Joao era una persona poco responsable y algo inestable y no había dejado demasiada huella anque si había coincidido con Jobim en los conciertos que se ofrecían en el Hotel Plaza años atras. Gilberto disponía de dos temas que iba repitiendo ante todo aquel que le quisiera escuchar y que incorporaban esa batida tan característica de la bossa nova pero que aún resultaba difícil de entender para la gente, más habituada a la samba-cançao y a la música procedente de los Estados Unidos. Hay que añadir que la guitarra, en esos años, no era un instrumento habitual en las grabaciones de jazz y que los jovenes brasileños tenían la costumbre de aprender el acordeón. Así comenzaron nombres luego tan importantes como Joao Donato o Eumir Deodato por sólo citar un par.

Un buen día
Joao, que como siempre estaba pasando una mala racha económica decidió presentarse en casa de Tom Jobim y guitarra en mano interpretarle de tirón aquellas dos composiciones, Bim Bom y Hô-bá-lá-lá. Tom no pareció prestar gran atención a los temas en si, pero se mostró estufacto por dos razones. La primera de ellas es que Jobim no conocía la habilidad de Joaozinho como guitarrista sino que le consideraba un buen cantante que había oído en alguna ocasión no recordaba bien con quién. La segunda y fundamental fue aquella extraña batida de guitarra. Rapidamente pensó en un tema que había compuesto tiempo atrás y que conservaba guardado en un cajón. Ese tema era Chega De Saudade.



La primera vez q
ue se grabó fue en el año 1958, en un disco de la vocalista Elisete Cardoso titulado "Cançao de Amor Demais". El trabajo incluía dos cortes, Chega de Saudade y Outra Vez que incorporaban la batida de guitarra característica interpretada por Joao Gilberto, quien también habría querido poner la voz aunque al final la discográfica decidió escoger a Elisete que era una cantante de éxito en Brasil antes que optar por la opción de un entonces perfecto desconocido como él. Parece ser que Gilberto incluso intentó dar indicaciones a Cardoso sobre cual era la mejor manera de abordar el tema pero lo cierto es que la cantante debió pensar que quién diablos era ese tipo extraño que pretendía enseñarle a ella, que era una profesional reconocida. Y al parecer Elisete debió hacer exactamente lo contrario de lo que le indicó Joao ya que su interpretación es, digamos, muy poco adecuada. Para ser rigurosos debemos decir que Outra Vez, se acercaba bastante más al concepto actual de la bossa nova de lo que en esa grabación lo hacía Chega De Saudade.



El disco salió al mercado y pasó bastante desapercibido. Pero
Joao no paró hasta que consiguió que Jobim le produjera uno con su nombre y que incluyera Chega de Saudade como tema principal. Lo consiguió al año siguiente. La versión que suena en el reproductor que viene a continuación no es la original de Gilberto del año 1959 (que hemos incluído en el fichero adjunto), sino una interpretación en directo realizada años después pero que mantiene intacto la voz y el espíritu de su primera incursión en el tema.



Chega De Saudade, con Gilberto, sonaba mucho mejor y poco a poco, primero en Sao Paulo y más tarde en Rio, se convirtió en un éxito que consagró a Joao, Tom y Vinicius, además de iniciar uno de los movimientos musicales más importantes del la historia reciente.

A partir de entonces el tema ha sido interpretado hasta la saciedad por la gran mayoría de músicos brasileños y por algunos de los más grandes maestros del jazz. La fiebre de la
bossa nova se extendió como la pólvora en todo el mundo y actualmente me resulta difícil dar un nombre de músico de jazz que no haya usado alguno de sus poderosos ingredientes en sus trabajos. Primero fueron Paul Winter, Stan Getz, Herbie Mann, Sarah Vaugham, Ella Fitzerald, Frank Sinatra o Cannonball Adderley y luego George Duke, Al Jarreau, George Benson , Paquito D'Rivera, Chick Corea, Hendrik Meurkens, Earth Wind & Fire,.. la lista sería realmente interminable.

Os hemos preparado dos reproductores en los que podréis escuchar las versiones realizadas a partir de 1959 y que tanto ayudaron a consagrar un tema que por su importancia debería estar presente en la discografía de cualquier amante de la buena música en general.
Esperamos que os guste.
En el apartado de comentarios encontraréis un link a un fichero que contiene la versión de Cardoso de 1958 y la de Gilberto de 1959, además de las de Antonio Carlos Jobim, Eliane Elias, Toninho Horta, Paquito D'Rivera y Joe Henderson.

Reproductor: El Jazz y "Chega de Saudade".



Reproductor: "Chega de Saudade" en Brasil.




Jazzy

4 comentarios:

  1. Jazzy, esta mañana pensaba subir el programa prometido sobre la Bossa, y al ver esta entrada hice un pequeño giro y subí el de Bireli Lagrene. Me encanto el enfoque que le diste al tema, y te sorprenderas cuando escuches el programa que te comenté sobre los 50 años del nacimiento de la Bossa Nova. Definitivamente Música Para Gatos y La Quinta Disminuida estan en la misma sintonía.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nico,

    Lamento que una acción mia haya retardado algo que espero con impaciencia pero celebro que te haya gustado el enfoque. Me gusta explicar la génesis de los temas y valorar como la mirada de un artista consigue arreglarlo para que suene igual y diferente a la vez. Y en el caso de Chega De Saudade hay tanto que explicar...Muchas cosas se me quedan en el tintero ya que intertar resumir en unas lineas algo de la personalidad de tres individuos como Gilberto, Jobim y De Moraes es imposible. espero que en tu programa lo puedas tratar con más profundidad.
    Un saludo y gracias por tus constantes elogios.

    Jazzy

    ResponderEliminar
  3. Si "Desafinado" es considerado "el himno de la Bossa Nova" por lo que supuso en la época, con "Chega de Saudade", efectivamente empezó todo.
    Creo que pocas canciones fueron tan transgresoras en la historia de la música.
    Y que decir del mito João Gilberto, un hombre iluminado que a mediados de los 50´ vivía de casa en casa en RJ, durmiendo vestido con el único traje que tenía (tapándose la cara con la corbata), y tocando a diario en el baño (por cuestiones de resonancia), obsesivamente mil y una veces la misma canción.

    Cuenta la leyenda, que años después, cuando empezó a ensayar "O Pato" con aquel disonante Queck-Queck, su gato, después de oir aquello millones de veces, un día en plena canción, se suicidó tirándose por la ventana...
    Realidad o ficción, lo cierto es que aquel gato salió por la ventana apresuradamente, apareciendo muerto en el fondo del patio.

    Cómo anécdota, sólo decir que el jersey de la portada que viste João Gilberto en su mítico primer LP Chega de Saudade(1959), es un préstamo para la ocasión de su amigo Ronaldo Bôscoli, un jersey que nunca volvió a su dueño.

    Como siempre, buena selección de artistas interpretando el mismo tema / Gracias / Abraços.

    odeon14360 / Bossa Nova Clube
    www.bossanovaclube.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Gracias Carlos por tus interesantes comentarios que aportan más luz a la información del post. Efectivamente la personalidad de Gilberto da para mucho, incluso en el periodo oscuro que pasó desde su primera huida de Rio hasta que decidió volver, poco antes del estallido de la bossa nova. Incluso parece ser que su grabación del mítico trabajo de Odeon fue un auténtico calvario para Jobim y que su relación quedó muy afectada desde entonces.

    Gracias de nuevo y espero verte por aquí más a menudo.

    Saludos
    Jazzy

    ResponderEliminar

Frecuentan nuestro tejado...

Rincones más visitados del tejado en el último mes...